Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como “Arthur Rimbaud

LOS CUERVOS – ARTHUR RIMBAUD

53644-cuervos

LOS CUERVOS

Señor, cuando los prados están fríos

y cuando las aldeas abatidas

el ángelus lentísimo acallado,

sobre el campo desnudo de sus flores

haz que caigan del cielo, tan queridos,

los cuervos deliciosos.

¡Hueste extraña de gritos justicieros

el cierzo se ha metido en vuestros nidos!

A orillas de los ríos amarillos,

por la senda de los viejos calvarios,

y en el fondo del hoyo y de la fosa,

dispersaos, unídos.

A millares, por los campos de Francia,

donde duermen nuestros muertos de antaño,

dad vueltas y dad vueltas, en invierno,

para que el caminante, al ir, recuerde.

¡sed pregoneros del deber, ¡Oh nuestros

negros pájaros fúnebres!

Santos del cielo, en la cima del roble,

mástil perdido en la noche encantada,

dejad la curruca de la primavera

para aquél que en el bosque encadena,

bajo la yerba que impide la huida,

la funesta derrota.


EL BAILE DE LOS AHORCADOS – ARTHUR RIMBAUD

Ahorcados-pendus

En la horca negra bailan, amable manco,

bailan los paladines,

los descarnados danzarines de diablo;

danzan que danzan sin fin

los esqueletos de Saladín.

¡Monseñor Belzebú tira de la corbata

de sus títeres negros, que al cielo gesticulan,

y al darles en a frente un buen zapatillazo

les obliga a bailar ritmos de Villancico!

Sorprendidos, los títeres, juntan sus brazos grácies:

como un órgano negro, los pechos horados

que antaño damiselas gentiles abrazaban,

se rozan y estrechan, en espantoso amor.

¡Hurra!, alegres danzantes que perdiste la panza,

trenzad vuestras cabriolas pues el tableo es amplio,

¡Que ni sepan, por Dios, si es danza o es batalla!

¡Furioso, Belzebú rasga sus violines!

¡Rudos talones; nunca sus sandalias se gastan!

Todos se han despojado de su sayo de pie:

lo que queda no asusta y se ve sin escándalo.

En sus cráneos, la nieve ha puesto un blanco gorro.

El cuervo es la cimera de estas cabezas rotas;

cuelga un jirón de carne de su flaca barbilla;

parecen, cuando giran en sombría refriegas,

rígidos paladines, con bardas de cartón.

¡Hurra! ¡que el cierzo azuza en el vas de los huesos!

¡y la horca negra muge cual órgano de hierro!

y responden los lobos desde el bosques morados;

rojo, en el horizonte, el cielo es un infierno…

¡Zarandéame a estos fúnebres capitanes

que desgranan, ladinos, con largos dedos rotos,

un rosario de amor por sus pálidas vértebras;

¡difuntos, que no estamos aquí en in monasterio!

Y de pronto, en el centro de esta danza macabra

brinca hacia e cielo rojo, loco, un gran esqueleto,

llevado por el ímpetu, cual corcel se encabrita

y, al sentir en el cuello la cuerda tiesa aún,

crispa sus cortos dedos contra un fémur que cruje

con gritos que recuerdan atroces carcajadas,

y, como un saltimanqui se agita en su caseta,

vuelve a iniciar su baile al son de la osamenta.

En la horca negra bailan, amable manco,

bailan los paladines,

los descarnados danzarines del diablo;

danzan que danzan sin fin

los esqueletos de Saladín.


PRIMERA VELADA – ARTHUR RIMBAUD

DELPHI~1

PRIMERA VELADA

Ella estaba tan desnuda…

grandes árboles indiscretos

tendían al crista sus ramas

con malicia, cerca, cerca…

Sentada en mi gran silla,

el cuerpo semi desnudo,

ella trenzaba sus manos.

Sobre e suelo de la estancia,

de gozo de estremecían sus piecesitos

tan finos.

Mire, color de cera,

un pequeño rayo montés,

mariposeando en su sonrisa

y por encima de su pecho

como mosca en un rosal.

Bese sus finos tobillos

su risa dulce y bruta

se desgrano en claros jadeos

alegres y cristalinos.

Los pies bajo la camisa

se escurrieron: “¡Estate quieto!”

El primer atrevimiento

fingió castigar su risa.

Palpitantes bajo mis labios

besé muy suavemente sus ojos;

ella reclino su cabeza

delicada: “¡Ah, mucho mejor..!”

Señor, debo decirle algo…

Le arrojé el resto a su pecho

en un beso que le produjo risas

de consentimiento…

Ella estaba tan desnuda…

Grandes árboles indiscretos

tendían al cristal sus ramas

con malicia, cerca, cerca.

Arthur Rimbaud


ARTHUR RIMBAUD – ESCRITORES MALDITOS

Rímbaud, el vidente.

rimbaud

Su poesía fue su religión y su vida. el instrumento a través del cual Rimbaud (1854 – 1891) deseaba convertirse en vidente “mediante un largo, inmenso y sistemático desarreglo de todos los sentidos”.

Con apenas 16 años, su espíritu inquieto lo llevo a protagonizar sucesivas fugas de su casa familiar ante la desesperación materna. Fue Paul Verlaine quien lo reconoció como poeta, invitándole a vivir en París. Junto a Varlaine y su esposa establecieron un difícil triangulo de relaciones y rupturas que alcanzaría su punto más álgido cuando Rimbaud anuncia a Varlaine su intención de dejarle y éste lo hiere de un balazo, siendo condenado a dos años de prisión.

Viajero infatigable, visita Estambul, Chipre, Egipto y Abisinia, donde ejerce variopintos oficios hasta que se ve obligado a regresar enfermo a Marsella, donde se le amputa la pierna derecha. A partir de ese momento su salud sufre una rápido declive que termina con su vida a os 37 años.

Ver lo invisible, oír lo inaudible, llegar a lo desconocido” eran las aspiraciones mas profundas de Rimbaud, quien dijo de si mismo “mi superioridad consiste en no tener corazón”.

A decir de sus muchos seguidores, lo consiguió. El filosofo Emile Cioran ha declarado que si la herencia de Rimbaud sobrevive a las fluctuaciones de la moda “se debe a la gratitud de su crueldad, a la cirugía demoníaca, a la generosidad de su hiel…”.

DATOS CRONOLOGICOS.

  • 1854 .- Nace Arthur Rimbaud el 20 de Octubre en Charleville, Ardennes, Francia. Su padre es un capitán de infantería que diez años después abandonaría a la familia.
  • 1857 .- Charles Baudelaire, publica Las Flores del Mal.
  • 1860 .- Nace su hermana Isabelle
  • 1861 .- Fedor Dostoievski, publica Humillados y Ofendidos.
  • 1862 .- Víctor Hugo. Los Miserables.
  • 1864 .- León Tolstoi, Guerra y Paz.
  • 1865 .- Rimbaud entra al Colegio de Charleville.
  • 1867 .- Muere Charles Baudelaire.
  • 1868 .- Fedor Dostoievski, Publica El Idiota.
  • 1869 .- Rimbaud obtiene el primer premio de versos latinos en el Concurso Académico, con “Jugurtha”. Escribe “Los Regalos de los Huerfanos”
  • 1870 .- La Revue pour tous publica “Los regalos de los Huérfanos”. Geotge Izambart, su profesor en Retórica, le estimula y le hace leer poetas contemporáneos. 29 de agosto se fuga de casa por primera vez. Llega a París donde es encarcelado por que su pasaje de tren no valía. Lo libera George Izarnbart, quien lo alberga en casa de unas tías, en Douai. A finales de septiembre lo hacen regresar a Charleville. El 7 de octubre, Rimbaud se vuelve a escapr a pie por Fumay, Charleroi y Bruxelle hasta Douai donde nuevamente lo alojan las tías del profesor. En el camino escribe “La Maline”, “Au Cabaret vert Ma Boheme”, entre otros poemas. El 11 de noviembre, por pedido de su madre, la policía lo lleva de retorno a Charleville.
  • 1871 .- El 25 de febrero emprende su tercera fuga por tren, hasta París. Rimbaud se queda allí unos quince días y vuelve a pie. El 13 de mayo escribe a Izarnbard una primera carta sobre la videncia, el 15 le escribe a Paul Demeny la “Carta del vidente” y envía a ambos varios poemas. Entre agosto y septiembre se escribe con Paul Verlaine, quien lo califica de verdadero poeta y vidente. Paul Varlaine lo llama a París y Arthur llega con su último poema “El barco ebrio”. Vive junto a Verlaine y su esposa en casa de los padres de ésta.
  • 1872 .- Rimbaud reside en París con Verlaine, quien se pelea con su mujer. Retorna a Charleville. Después de escribir varios poemas, regresa en mayo a París, llamado por  Verlaine, con quien parte hacía Bélgica en el mes de julio.
  • 1873 .- Desde enero hasta abril Rimbaud vive en Londres y cuida a Verlaine que se encuentra enfermo. El 11 de abril llega a Roche donde está su familia y comienza a escribir el Libro Pagano o Libro Negro, que será después Una Temporada en el Infierno. En mayo vuelve con Verlaine a Londres donde pasan una vida de miseria y disputas. En julio Verlaine regresa a Bruselas para reconciliarse con su mujer. Rimbaud lo sigue, y en ese mismo mes le anuncia su decisión de irse a París. Verlaine lo hiere de un balazo, lo que le representa una condena de dos años en prisión. En Roche, Arthur culmina Una Temporada en el Infierno, impreso en Bruselas en el mismo año. Al no poder pagar la edición recibe sólo unos pocos ejemplares; los restantes fueron encontrados en 1915 (24 años después de su muerte) en el sótano de la imprenta.
  • 1874 .- Desde la primavera, Rimbaud vive en Londres con el poeta Germain Nouveau. Allí permanecerá casi todo el año; escribe sin duda la mayor parte de Iluminaciones.
  • 1875 .- Desde Charleville, en enero, parte hacía Stuttgar con la intención de aprender alemán. Obtiene un puesto de preceptor. Rimbaud va de Stuttgar a Milán, a pie. Repatriado por intervención del cónsul francés en Livonia, en otoño se encuentra nuevamente en Charleville. Continua el estudio de las lenguas españolas, italianas, árabes. entre otras.
  • 1976 .- En abril se encuentra en Viena. En mayo se enrola en el ejército colonial holandés y es conducido en julio a Batavia, donde deserta al cabo de tres semanas. En agosto vuelve a Charleville.
  • 1877 .- Desde Marselle se embarca hacia Alejandría. En diciembre esta en Chipre, donde dirige una cantera.
  • 1879 .- En junio, estando enfermo, vuelve a Roche.
  • 1880 .- Nuevamente va hacia Chipre, de allí hacia Egipto y más tarde recorre los puertos del Mar Rojo. En diciembre llega a Harrar, Abisinia, donde trabaja para la firma Berdey, que comercializa café y pieles.
  • 1881 .- Rimbaud permanece en Harrar.
  • 1883 .- Friedrich Nietzsche – Así habla Zaratustra (partes I y II)
  • 1884 .- Friedrich Nietzsche – Así habla Zaratustra (parte III y IV)
  • 1886 .- Sin que Rimbaud lo supiera, son publicadas las iluminaciones (I al XXXVII) en a revista La Vogue (200 ejemplares)
  • 1889 .- Hasta el año 1890 dirige una fábrica en Harrar e interviene en varias otras operaciones comerciales.
  • 1890 .- Oscar Wilde – El Retrato de Dorian Gray. Muere Vincent Van Gogh.
  • 1891 .- En febrero, Rimbaud sufre malestares en la pierna derecha que él atribuye, según una carta enviada a su hermana Isabelle, al frío de Harrar, a las largas caminatas de 15 y 40 kilómetros diarios y a “cabalgatas insensatas por las abruptas montañas de la región”. En marzo lo llevan a Zeilah en una itera diseñada por el mismo y de allí a Aden desde donde poco después vuelve a Francia. Es hospitalizado en Marselle y el 22 de julio le amputan la pierna derecha. Desde julio hasta agosto permanece en Roche pero su salud se agrava y parte con Isabelle hacía Marsella nuevamente para ser hospitalizado. El 10 de noviembre muere Arthur Rimbaud a los 37 años en el hospital de la Concepción.