Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como “Biografia

GEORGES BATAILLE – ESCRITORES MALDITOS

BATAILLE, EL PROFANADOR.

En La parte maldita, el escritor francés Georges Bataille (1897 – 1962) sostiene que las sociedades, como los seres vivos, producen más energía de la que necesitan para reproducirse y sobrevivir. Este excedente energético debe entonces consumirse en actividades trasgresoras, como el erotismo o el éxtasis. Así, sus novelas, de claro contenido erótico y escritas bajo diversos pseudónimos como Lord Auch o Pierre Angélique, se convirtieron en un muestrario de perversiones en las que mezclan el sexo, el dolor y la muerte.

Bataille es radical en cuanto a sus críticas cuando afirma que la importancia de la trasgresión ha sido captada por las instituciones sociales y religiosas, que la permiten de manera dosificada; la prohibición de matar, por ejemplo, queda clausurada en los sacrificios, y los tabúes sexuales en las orgías sagradas de las religiones agrarias.

Georges_Bataille_11

George Bataille (1897 – 1962)

Escritor, poeta y ensayista francés, nació en Bilom, Puy-de-Dôme. Estudio en Ecole des Chartes, de París (1918 – 1922) y en la Escuela Superior de Estudios Hispánicos de Madrid (1923 – 1924). Fue bibliotecario y medievalista en la Biblioteca Nacional de París (1224 – 1942), bibliotecario en Carpentras (1949 – 1951) y director de la Biblioteca de Orleans (1951 – 1962). Participó en actividades de los grupos surrealistas hasta su ruptura con A. Breton, en 1929. Dirigió las revistas Documents (1929 – 1930), Acéphale (1936 – 1937) y Critique (1949 – 1962).

Su contacto con la filosofía viene de las lecturas de Nietzsche y de Hegel. Así entre la filosofía trágica de Nietzche y la dialéctica de Hegel, elaboró un misticismo materialista donde Dios es una ausencia que no excluye lo sagrado, y donde el exceso es un camino de revelación en el cual el erotismo y la muerte se vinculan íntimamente.

Bataille estudió con talante crítico la filosofía de Hegel, que empezó a conocer gracias a los cursos de A. Kojéve sobre la “fenomenología del espíritu”. En la obra del filósofo alemán, Bataille vio la culminación de una tradición filosófica en a noción de “negativo” se evita gracias a su inclusión en la  dialéctica del sistema y a su subordinación a una positividad histórica.

Escribió las novelas eróticas: Historia del Ojo (1928 – con el seudónimo de Lord Auch), El azul del Cielo (1936 – publicado hasta 1957), Madam Edwarda (1037 – Con seudónimo de Pierre Angélique), El Cura (1950) y Mi Madre (1966). Complementa su obra literaria un conjunto de poesías reunidas en L’Archangeique (1944)

Su obra ensayística comprende estudios sobre Sade, C. Baudelaire, M. Proust, F. Kafka y J. Genet; textos políticos escritos durante la ocupación alemana; La Suma ateológica, trilogía compuesta por La Experiencia Interior (1943), El Culpable (1944), y Sobre Nietzche (1945); La Parte Maldita (1947), Teoría de la religión (1948), Lascaux o e nacimiento del arte (1955), Manet (1955), La literatura y el mal (1957). El erotismo (1957) y las Lagrimas de Eros (1959).

Autor de textos polémicos, fue considerado desde “un nuevo místico” (J.P. Sartre) o “un obseso” (A. Breton) hasta “uno de os más grandes escritores del siglo (Michel Foucault).

  

   

 

Anuncios

JUAN RULFO – BIOGRAFIA

rulfoJuan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno (Sayula, Jalisco, 16 de Mayo de 1917 – México, D.F., 7 de Enero de 1986) fue escritor, guionista y fotógrafo mexicano, perteneciente a la generación del 52.

Huérfano de padre a los siete años, cuatro años después falleció su madre. En 1929, se traslado a San Gabriel y vivió con su abuela y posteriormente en el orfanatorio Luis Silva en la ciudad de Guadalajara. En 1924 inició sus estudios de primeria. En 1933 intento ingresar a la Universidad de Guadalajara, pero como estaba en huelga, optó por trasladarse a la Ciudad de México. Asistió de oyente al Colegio de San Ildefonso.

En 1934 comenzó a escribir sus trabajos literarios. En 1947 se casó con Clara Angelina Aparicio Reyes, con quien tuvo cuatro hijos. De 1954 a 1957 fue colaborador de la Comisión del Papaloapan y editor en el Instituto Nacional Indigenista en la Ciudad de México.

Su Obra.

En 1930 participó en la revista México. En 1945, publicó en la Revista Pan en Guadalajara los cuentos: “La vida no es muy seria en sus cosas”, “Nos han dado la tierra”. En la Ciudad de México publicó el cuento “Macario” en 1946. En 1950 publicó “Talpa” y “El llano en llamas”. En 1953 el fondo de Cultura Económica integro “El llano en llamas” en la colección Letras Mexicanas. En 1955 se publicó Pedro Páramo. Entre 1956 y 1958 escribió El gallo de oro, que no fue publicada hasta 1980.

En 1956, a petición del director de cine Emilio “el Indio” Fernández, Rulfo en colaboración con Juan José Arreola realizaron algunos guiones para cine. Varios de sus textos han sido base para producciones cinematográficas. En 1960, El despojo basada en una idea de Rulfo. En 1964 El gallo de oro dirigida por Roberto Gavaldón y adaptada por Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez.

Recibió varios premios y reconocimientos: En 1956 recibió el Premio Xavier Villaurrutia por su novela “Pedro Páramo”. En 1970 el gobierno federal de México lo galardono con el Premio Nacional de Literatura. 1976 fue elegido miembro de la Academia Nacional de la Lengua. En 1983 ganó el Premio Príncipe de Asturias de España.

Juan Rulfo es uno de los escritores de mayor prestigio del siglo XX, pese a ser poco prolífico. Ha sido considerado uno de los más destacados escritores en la lengua española. 


ARTHUR RIMBAUD – ESCRITORES MALDITOS

Rímbaud, el vidente.

rimbaud

Su poesía fue su religión y su vida. el instrumento a través del cual Rimbaud (1854 – 1891) deseaba convertirse en vidente “mediante un largo, inmenso y sistemático desarreglo de todos los sentidos”.

Con apenas 16 años, su espíritu inquieto lo llevo a protagonizar sucesivas fugas de su casa familiar ante la desesperación materna. Fue Paul Verlaine quien lo reconoció como poeta, invitándole a vivir en París. Junto a Varlaine y su esposa establecieron un difícil triangulo de relaciones y rupturas que alcanzaría su punto más álgido cuando Rimbaud anuncia a Varlaine su intención de dejarle y éste lo hiere de un balazo, siendo condenado a dos años de prisión.

Viajero infatigable, visita Estambul, Chipre, Egipto y Abisinia, donde ejerce variopintos oficios hasta que se ve obligado a regresar enfermo a Marsella, donde se le amputa la pierna derecha. A partir de ese momento su salud sufre una rápido declive que termina con su vida a os 37 años.

Ver lo invisible, oír lo inaudible, llegar a lo desconocido” eran las aspiraciones mas profundas de Rimbaud, quien dijo de si mismo “mi superioridad consiste en no tener corazón”.

A decir de sus muchos seguidores, lo consiguió. El filosofo Emile Cioran ha declarado que si la herencia de Rimbaud sobrevive a las fluctuaciones de la moda “se debe a la gratitud de su crueldad, a la cirugía demoníaca, a la generosidad de su hiel…”.

DATOS CRONOLOGICOS.

  • 1854 .- Nace Arthur Rimbaud el 20 de Octubre en Charleville, Ardennes, Francia. Su padre es un capitán de infantería que diez años después abandonaría a la familia.
  • 1857 .- Charles Baudelaire, publica Las Flores del Mal.
  • 1860 .- Nace su hermana Isabelle
  • 1861 .- Fedor Dostoievski, publica Humillados y Ofendidos.
  • 1862 .- Víctor Hugo. Los Miserables.
  • 1864 .- León Tolstoi, Guerra y Paz.
  • 1865 .- Rimbaud entra al Colegio de Charleville.
  • 1867 .- Muere Charles Baudelaire.
  • 1868 .- Fedor Dostoievski, Publica El Idiota.
  • 1869 .- Rimbaud obtiene el primer premio de versos latinos en el Concurso Académico, con “Jugurtha”. Escribe “Los Regalos de los Huerfanos”
  • 1870 .- La Revue pour tous publica “Los regalos de los Huérfanos”. Geotge Izambart, su profesor en Retórica, le estimula y le hace leer poetas contemporáneos. 29 de agosto se fuga de casa por primera vez. Llega a París donde es encarcelado por que su pasaje de tren no valía. Lo libera George Izarnbart, quien lo alberga en casa de unas tías, en Douai. A finales de septiembre lo hacen regresar a Charleville. El 7 de octubre, Rimbaud se vuelve a escapr a pie por Fumay, Charleroi y Bruxelle hasta Douai donde nuevamente lo alojan las tías del profesor. En el camino escribe “La Maline”, “Au Cabaret vert Ma Boheme”, entre otros poemas. El 11 de noviembre, por pedido de su madre, la policía lo lleva de retorno a Charleville.
  • 1871 .- El 25 de febrero emprende su tercera fuga por tren, hasta París. Rimbaud se queda allí unos quince días y vuelve a pie. El 13 de mayo escribe a Izarnbard una primera carta sobre la videncia, el 15 le escribe a Paul Demeny la “Carta del vidente” y envía a ambos varios poemas. Entre agosto y septiembre se escribe con Paul Verlaine, quien lo califica de verdadero poeta y vidente. Paul Varlaine lo llama a París y Arthur llega con su último poema “El barco ebrio”. Vive junto a Verlaine y su esposa en casa de los padres de ésta.
  • 1872 .- Rimbaud reside en París con Verlaine, quien se pelea con su mujer. Retorna a Charleville. Después de escribir varios poemas, regresa en mayo a París, llamado por  Verlaine, con quien parte hacía Bélgica en el mes de julio.
  • 1873 .- Desde enero hasta abril Rimbaud vive en Londres y cuida a Verlaine que se encuentra enfermo. El 11 de abril llega a Roche donde está su familia y comienza a escribir el Libro Pagano o Libro Negro, que será después Una Temporada en el Infierno. En mayo vuelve con Verlaine a Londres donde pasan una vida de miseria y disputas. En julio Verlaine regresa a Bruselas para reconciliarse con su mujer. Rimbaud lo sigue, y en ese mismo mes le anuncia su decisión de irse a París. Verlaine lo hiere de un balazo, lo que le representa una condena de dos años en prisión. En Roche, Arthur culmina Una Temporada en el Infierno, impreso en Bruselas en el mismo año. Al no poder pagar la edición recibe sólo unos pocos ejemplares; los restantes fueron encontrados en 1915 (24 años después de su muerte) en el sótano de la imprenta.
  • 1874 .- Desde la primavera, Rimbaud vive en Londres con el poeta Germain Nouveau. Allí permanecerá casi todo el año; escribe sin duda la mayor parte de Iluminaciones.
  • 1875 .- Desde Charleville, en enero, parte hacía Stuttgar con la intención de aprender alemán. Obtiene un puesto de preceptor. Rimbaud va de Stuttgar a Milán, a pie. Repatriado por intervención del cónsul francés en Livonia, en otoño se encuentra nuevamente en Charleville. Continua el estudio de las lenguas españolas, italianas, árabes. entre otras.
  • 1976 .- En abril se encuentra en Viena. En mayo se enrola en el ejército colonial holandés y es conducido en julio a Batavia, donde deserta al cabo de tres semanas. En agosto vuelve a Charleville.
  • 1877 .- Desde Marselle se embarca hacia Alejandría. En diciembre esta en Chipre, donde dirige una cantera.
  • 1879 .- En junio, estando enfermo, vuelve a Roche.
  • 1880 .- Nuevamente va hacia Chipre, de allí hacia Egipto y más tarde recorre los puertos del Mar Rojo. En diciembre llega a Harrar, Abisinia, donde trabaja para la firma Berdey, que comercializa café y pieles.
  • 1881 .- Rimbaud permanece en Harrar.
  • 1883 .- Friedrich Nietzsche – Así habla Zaratustra (partes I y II)
  • 1884 .- Friedrich Nietzsche – Así habla Zaratustra (parte III y IV)
  • 1886 .- Sin que Rimbaud lo supiera, son publicadas las iluminaciones (I al XXXVII) en a revista La Vogue (200 ejemplares)
  • 1889 .- Hasta el año 1890 dirige una fábrica en Harrar e interviene en varias otras operaciones comerciales.
  • 1890 .- Oscar Wilde – El Retrato de Dorian Gray. Muere Vincent Van Gogh.
  • 1891 .- En febrero, Rimbaud sufre malestares en la pierna derecha que él atribuye, según una carta enviada a su hermana Isabelle, al frío de Harrar, a las largas caminatas de 15 y 40 kilómetros diarios y a “cabalgatas insensatas por las abruptas montañas de la región”. En marzo lo llevan a Zeilah en una itera diseñada por el mismo y de allí a Aden desde donde poco después vuelve a Francia. Es hospitalizado en Marselle y el 22 de julio le amputan la pierna derecha. Desde julio hasta agosto permanece en Roche pero su salud se agrava y parte con Isabelle hacía Marsella nuevamente para ser hospitalizado. El 10 de noviembre muere Arthur Rimbaud a los 37 años en el hospital de la Concepción.

CHARLES BAUDELAIRE – ESCRITORES MALDITOS

Baudelaire o la belleza del diablo.

El poeta francés Charles Baudelaire (1821 – 1887) defendió con pasión la negación de San Pedro y e crimen de Cain, de quien decía que había nacido una estirpe de hombres capaces de subir al Cielo y derribar a Dios. En su obra Las letanías de Satán, se refiere al diablo como el más bello de los ángeles, el auténtico “Dios traicionado”, príncipe de los exiliados y apoyo de las angustias humanas. Con tales atributos no es de extrañar que Baudelaire dirigiera a él sus plegarias. Su manuscrito Las flores de mal, fue secuestrado poco días después de su publicación y le valió un proceso penal por obscenidad. Mujeres, hachis, vino, láudano y opio merecieron igual atención por parte de este hombre que formo parte del “Club de los fumadores de hachish” junto a Gautier y otros intelectuales, y que en vida adoptó la pose de un dandy, vividor y cliente asiduo de tabernas y tugurios. A los 29 años comenzó a sufrir los síntomas de la sífilis que terminaría con él.

Su satanismo es, con todo, ambiguo, ya que su empeño por rechazar a Dios escondía una reafirmación de la importancia de este. Así se o hace notar el insigne Flaubert cuando le reprocha su excesiva insistencia sobre el espíritu de mal “que trasluce una especie de fermento católico”.

CharlesBaudelaire Charles Baudelaire, nació en Paris e 9 de abril de 1821. Su padre, Joseph Francois, era sacerdote que había colgado los hábitos. Hombre de amplia cultura, fue luego proceptor, profesor de dibujo, pintor y jefe de Despacho de la Cámara de los Pares. Fue quien le enseño las primeras letras. Cuando nació Baudelaire tenía más de sesenta años y otro hijo de su primer matrimonio llamado Claude Alphonse.

Su madre, Caroline Archimbaut-Dufays, no había cumplido los treinta años al nacer el poeta. Hija de emigrados franceses a Londres durante la revolución del 93, enseño inglés a su hijo.

Es criado por Mariette, sirvienta de la familia, a la que evoca en un poema: “A la noble sirvienta de quien tuviste celos / y que duerme su sueño bajo humilde pradera, / debíamos, sin embargo, llevarle algunas flores.” […] 

El poeta tiene seis años cuando su padre muere en 1827 dejando una discreta herencia. Su viuda se cambia de domicilio y a los veinte meses de enviudar, contrae matrimonio con el comandante Jacques Aupick, vecino suyo, de cuarenta años, un oficial que legará a ser general comandante de la plaza fuerte de París.

En 1830 con las jornadas revolucionarias, Aupick es ascendido a teniente corone por su participación en la campaña de Argelia, y dos años después nombrado jefe de Estado Mayor y se traslada con su familia a Lyon, donde vivirá cuatro años. Ahí Baudelaire inicia sus estudios en el Colegio Real de Lyon, de cuyo ambiente no guardo buenos recuerdos.

En 1836 Aupick asciende a general de Estado Mayor, volviendo con su familia a Paris, donde e niño es internado en el Colegio Louis-le-Grand. Su madre se va volviendo cada vez más rígida y puritana.

En 1937 obtiene el segundo lugar en un concurso de poesía en latín.

Durante dos años y medio permanece en el Colegio Louis-le Grand. Allí lee a Sainte-Bauve, a Chenier y a Musset, a quien criticará mucho mas tarde. Baundelaire es expulsado del colegio por indisciplina. En agosto obtiene su título de bachillerato. Con gran escándalo y dolor de sus padres se empeña en ser hombre de letras.

En 1840, con diecinueve años, se matricula en la Facultad de Derecho, comienza a frecuentar a la juventud literaria del Barrio Latino y entabla sus primeras amistades con Gustave Le Vavasseur y Ernest Prarond. Tambien conoce a Gérard de Nerval, de Sainte-Beuve, de Théodore de Banville y a Balzac.

Comienza a llevar una vida disipada, caracterizada por sus continuos choques con el ambiente familiar y por su inclinación hacía las drogas y el ambiente bohemio. Empieza a frecuentar los prostíbulos. Mantiene una extraña relación con una prostituta judía del Barrio Latino llamada Sarah, y que probablemente contagio de sífilis al poeta, y que le dedico un poema: “Una noche acostado con una atroz judía / lo mismo que un cadáver tendido junto a otro, / quise pensar al lado de ese cuerpo vendido / en la triste belleza que mi deseo elude.”

La conducta desordenada de joven mueve a sus padres a distanciarle de los ambientes bohemios de París. Le envían a Burdeos para que embarque en el Paquebot-des Mers-du-Sud. con destino a Calcuta. Así conocerá Baudelaire los trópicos. Desde la isla Mauricio, al este de Madagascar, donde conoce a una señora casada para quienescribe “A una dama criolla”,  escribe al general Aupick el capitán del barco, indicándole que el joven desea interrumpir el viaje.

En febrero o Marzo de 1842 regresa a Francia. Ya en París, encuentra en el teatro La Puerta de San Antonio a la mujer a la que permanecerá ligado toda su vida, la mulata Jeanne Duval. A pesar de la vulgaridad, de frecuentes desavenencias y de las infidelidades de la mulata, desempeña un papel fundamental en la vida del poeta, sus mejores poemas son producto de esta turbulenta relación: “Perfume Exotico”, “La Cabellera”, “La Serpiente Danzante”, “Sed non satiata” entre otros.  El nueve de abril alcanza la mayoría de edad y entra en posesión de una considerable herencia paterna –75000 francos-, que comienza a dilapidar. Dilapida la herencia y contrae numerosas deudas, por lo que su madre hace pedir por un consejo de familia a tribunal el nombramiento de un conseil judiciaire, esto es, de una persona designada para asistir a aquellos a quienes se considera incapaces de administrar sus bienes propios. Esta persona será M. Ancelle, notario de Neuilly, sujeto bueno y paciente, a quien, desde el día 21 de septiembre, queda sometido para siempre Baundelaire para asuntos de esta índole.

Baudelaire escribió sus primeros poemas a la vuelta de su viaje del Caribe aunque en un principió se dedico sobre todo a la critica artística. Fruto de esto fue la publicación en 1846 de algunos ensayos, llenos de sensibilidad y de penetración, bajo el titulo de “Los Salones”. Publica sonetos, uno de ellos, “A una dama criolla”, con su verdadero nombre, así como un articulo sobre Balzac.

Anuncia al notario Ancelle una tentativa de suicidio: “Me mato por que ya no puedo vivir más. Me resulta insoportable el cansancio de dormir y de despertarme. Me mato por que soy inútil para los demás y un peligro para mi mismo. Me mato porque me creo inmortal y espero”.

En 1847, desavenencias con su madre. Vive con Juana Duval. Pubicación en el Bulletin de la Societé des gens de Lettres, en de mes de enero, de la novela La Fanfarlo, con fuerte influencia de la narrativa de Balzac. Lee una traducción del Gato Negro, primera revelación de la obra de Edgar Alan Poe.

Conoce a Marie Daubrun, muchacha bonita y honesta, actriz de Teatro de la Gaite, que sostiene con su trabajo a su familia. El poeta sentirá por ella un amor platónico o una amistad idílica. Le dedicará el poema “Canto de otoño”.

La revolución de febrero de 1848 derriba el régimen de Luis Felipe. El 22 de febrero contempla Baudelaire como un guardia municipal mata de un golpe de bayoneta a un indefenso insurgente; el 24 esta en las barricadas con un fusil en la mano. Pocos días después funda con algunos amigos, Toubin y Champfleury, uno de los innumerables diarios del momento con el exaltado título Le Salut Public. En la sangrientas jornadas de junio, en las que explota el conflicto entre proletariados y burgueses, volvemos a encontrarlo de lado de los obreros. Del 10 de abril al 6 de mayo funge como secretario de redacción de la Tribune Nationale, periódico republicano moderado. El 13 de abril es nombrado el general Aupick ministro plenipotenciario en Constantinopla. E 15 de julio aparece, en La Liberté de pensar, su primera traducción de un cuento de Edgar Poe: Révélation magnétique. El 20 de octubre se encuentra en Chateauroux como redactor en jefe de un diario conservador, Le Représentant de l’Indre. Se pubica en L’Echo des merchands de vin: Le vin de l’assassin.

En 1851 se publica en Le Messager del l’Assemblée, Du vin et du haschisch, primera redacción de una parte de los Paradis artificiels. En la misma revista aparece el 9 de abril, con el titulo de Les limbes, once poesías, que constituyen el primer núcleo de las futuras Flores del Mal. Se tratan de las poesías LXXV, IX, XVIII, LXVI, CXXIII, CXXI, LXXIII, XXX, LXXIV y LXVII. El general Aupick parte a Madrid como embajador.

1852 es el año decisivo para e conocimiento de la obra de Poe, en particular de las poesías y de los escritos teóricos en materia de poesía. Incrementa el trabajo de traducción de los cuentos, preparado sobre un aprendizaje a fondo del idioma inglés. En marzo y abril aparece, en la Revue de Paris, Edgar Alan Poe, sa vie et ses ouvrages.

Marzo de 1853, traducción del Cuervo de Poe en l’Artiste. En Le monde Litteraite se inserta su traducción de Poe Philosophie de l’ameublement.

Del 26 de mayo al 12 de agosto de 1855 aparece en e Pays y después en Portefeuille artículos sobre las obras de arte expuestas, bajo el epígrafe: Le Exposition universelle. En el Revue des Deux Mondes, el 1° de junio, dieciocho poesías, cuyo título colectivo es, por primera vez, Les Fleurs du Mal. Son las que figuran con los numeros XLIV, LXXIII, XLV, XLVI, CIX, CXVI, LIV, LIII, LXII, LXXIV, X, XII, XXX, XXXVIII, XI, XXXI, CXVII.Levan como epígrafe unos versos de Agripa d’Aubigné: Au lecteur.

En marzo de 1856, aparece en un volumen las Historias Extraordinarias, de Poe, traducidas por Boundelaire, y el 20 de abril, en la Revue Francaise, la siguiente poesías: La Beauté, La Géante, Le Flambeau vivant, Harmonie du soir, Le Flacon, Le Poison, Tout entiere.

El 4 de febrero de 1857, envía el manuscrito de Las Flores del Mal. El 28 de abril fallece el general Aupick y la viuda se retira enseguida a Honfleur. “Esto a sido para mi  una cosa solemne, como una llamada al orden”, escribe Baundelaire a su madre. Siente que la felicidad de su madre, en lo que le resta de vida, depende de él y promete que hará todo lo necesario para asegurarla. El 25 de junio el editor pone a la venta Las Flores del Mal. Un malévolo artículo de Gustavo Bourdin en el Fígaro. Es posible que este artículo haya originado las persecuciones judiciales de a que iba a ser objeto la obra. El 11 de julio escribe Baudelaire a Poulet-Malassis comunicándole el embargo de los ejemplares en venta en Paris. El poeta fue procesado en medio de un escándalo general, acusado de ofender la moral pública y juzgadas obscenas. Carta a Madame Sabatier, preguntándole si sería posible que interviniera en su favor ante los jueces. 20 de agosto: Proceso de Las Flores del Mal. Requisitoria de Ernesto Pinard. Defensa de Chaix d’Est-Ange. Condena al autor y a los editores: multa y supresión de seis poemas (“Las joyas”, “El leteo”, “A la que es demasiado alegre”, “Lesbos”, “Mujeres condenadas”, “Delfina e Hipólita” y “Las metamorfosis del vampiro”).

A pesar de condenarle por obscenidad y blasfemia, en 1859 y 1860 el Ministerio de Instrucción Pública le concede por dos veces sendas ayudas de trescientos francos. Pero ante el púbico quedara identificado, aun mucho después de su muerte, con la depravación y el vicio.

13 de mayo de 1858 se halla ya a la venta la traducción de las Aventuras de Arthur Gordon Pym. 30 de septiembre, Le Haschisch, primera parte de los Paradis artificiels.

Empieza la época de sus enfermedades que durará hasta su muerte. Sufre trastornos nerviosos y dolores musculares. Se ahoga, sufre crisis gástricas y una sífilis contraída diez años antes reaparece. Para combatir el dolor, fuma opio, toma éter. Sufre el primer ataque cerebral. Físicamente, es una ruina. Recurre a cápsulas de éter para combatir el asma y al opio para los fuertes cólicos.

13 de marzo de 1859, articulo sobre Théophile Gautier, que no tardara en aparecer como folleto, con una carta prefacio de Víctor Hugo. Con mas de un año de retraso se lleva a cabo el proyecto de instalación de Baunderaire en Honfleur, en Normandía, sobre el mar, donde la viuda de Aupick posee una villa. La convivencia dura pocos meses y no resulta del todo feliz pero a partir de entonces el tono de las cartas del poeta a su madre se torna cada vez más afectuoso y menos recriminatorio de lo que había sido hasta entonces. En junio – julio aparece Salón de 1859, una de las obras maestras de Baundeaire como critico de arte.

El 9 de febrero de 1861 se anuncia la segunda edición de Las Flores del Mal, en el Journal de la libraire. En esta segunda edición, en lugar de las seis condenadas, ha agregado Baundelaire treinta y cinco nuevas poesías y ha distribuido todo el material del libro de a cuerdo a una nueva disposición de títulos internos y de sucesión de textos. El 1° de abril aparece en la Revue européenne, Richard Wagner et Tannahäusser a Paris, estudio que se publica como folleto en el mes de mayo. En el se defiende al músico y poeta alemán, demostrando una inteligencia casi profética de su grandeza musical , apenas descubierta.

1864. En este año aparecen en diferentes periódicos numerosos poemas en prosa; los primeros seis en Le Figaro, Le Spleen de Paris. Otros tres en La Revue nouvelle.

En febrero de 1865 se agrava la enfermedad de Baundelaire, en marzo anuncia una nueva traducción de Edgar A. Poe: las Historias grotescas y serias.

1866, en Namur, Bélgica, cae de improviso, mientras visita una iglesia. A la mañana siguiente presenta síntomas de confusión mental; es trasladado a Bruselas e internado en un hospital de religiosas, y después, a una clínica en Paris.Es visitado por numerosos amigos y asistido por su madre hasta sus últimos momentos. Nunca se recuperara ya de la afasia y de la hemiplejía.

El 31 de agosto de 1867 fallece Baundelaire en los brazos de su madre. Ese mismo día comienza Revue nationale la publicación de sus últimos poemas en prosa. 2 de septiembre; funerales en Saint-Honoré-d’Eylau e inhumación en e cementerio de Montparnasse, junto a genera Aupick, su padrastro. Sus amigos Banville y Asselineau pronuncian algunas palabras sobre su tumba.

1871 fallece, en Honfleur, la madre del poeta, que será sepultada también en el cementerio de Montparnasse.

1887, primera edición de las Obras póstumas y de la Correspondencia inédita, bajo el cuidado de Eugenio Crepet.

1902 se inaugura, en el cementerio de Montparnasse, un monumento a Baudelaire.                 

                     

              


WILLIAM BLAKE – ESCRITORES MALDITOS

Blake, el prometeico, con un enfoque más místico y religioso, los poetas visionarios ingleses que formaron parte de la escuela satánica inglesa encontraron en Blake a uno de sus más eficientes divulgadores. En sus poemas y dibujos, Blake hablaba de la naturaleza dual de los hombres e interpretaba  el mito de la “Caída” como la creación de un hombre-Dios prometeico.

Los tradicionales símbolos del bien y del mal son invertidos por Blake, que considera a Satanás como emblema de la energía creadora, mientras que el Ángel es el representante del dogmatismo hipócrita cristiano. Caín y Prometeo son defendidos como arquetipos de nuevo hombre, el que se atreve a desafiar a Dios y liberarse de su yugo. El pecado, lejos de provocar vergüenza o culpa, es motivo de orgullo, a expresión de la auténtica naturaleza humana.

Defensor de la sensualidad y el placer sexual, a los que considera puros, dejó escrito: “Si las puertas de la percepción se clausuraran, todas las cosas aparecerían ante e hombre como son: infinitas”. Durante los últimos años de su vida, un nutrido grupo de jóvenes artistas encontraron inspiración en la nueva religión de Blake, a quien reverenciaron como a un maestro.

blake

William Blake. (Londres, 1757 – 1827)

Pintor, grabador y poeta británico, una de las figuras más singulares y dotadas del arte y la literatura inglesa. Fue para algunos un místico iluminado, un religioso atrapado en su propio mundo, y para otros un pobre loco que sobrevivía gracias a los pocos amigos que, como Thomas Butts, creían en su arte y le compraban algunos de sus grabados. La posteridad, sin embargo, ha considerado a William Blake como un visionario.

Blake, segundo hijo de un calcetero, desde niño tuvo visiones de ángeles y profetas y mostró una incontenible vocación artística. En 1771 Blake comenzó a trabajar como aprendiz con el grabador James Bazire; en 1780 conoció al rígido y frio escultor John Flaxman, de quien aprendió el gusto por la seguridad y la precisión de contornos en el dibujo.

En 1782 se casa con Catherine Boucher, al año siguiente, 1783, unos amigos publicaron su libro “Poetical Sketches” , de poemas escritos, según dice el Prefacio, entre los doce y veinte años; le fue entregada toda la edición para que dispusiese de ella a su gusto; el autor se limitó a distribuir algunos ejemplares de la obra a varios amigos, y no hablo más del libro.

En 1784, muere su padre, Blake abre un taller gráfico y lleva a su amado hermano Robert a trabajar con él. Tres años después murió Robert, aunque no en realidad para su devoto hermano, que siguió conversando con él “en el espíritu, a diario y a toda hora”, y a quien atribuyo en una visión, la invención de lo que Blake llamó la ‘impresión iluminada’, un método de grabar en relieve el texto y la ilustración de cada página de un libro, que imprimía con una sola tinta y que después él y su esposa coloreaban con acuarela, logrando una fusión única entre el texto y la ilustración. Fue así como publico –en limitadísimas ediciones – sus principales obras.

En 1789 habían aparecido los ‘Cantos de inocencia’, ilustrado por él mismo, seguido cinco años después por los ‘Cantos de experiencia’, donde expresaba la caída del hombre en poemas como, ‘La rosa enferma’ o ‘El tigre’.

Entre 1803 y 1827, reveló en poesía una extravagancia creciente, y un pleno afianzamiento como artista. En Londres trabajó para Richard Cromek, quien lo exploto. Luego tras la ruptura de éste, trabajo con John Linnell, pintor de paisajes y el mejor de sus patrones; para él grabo ‘Inventions on the Book of Jon’, su obra maestra, y algunas ilustraciones para la ‘Divina comedia’.

Entre las obras de sus últimos años destacan: ‘El matrimonio del cielo y el infierno’ (1793), Milton (1804-1818) y Jerusalén (1804-1820), en las que abiertamente rechaza toda forma de religión convencional y preanuncia temas caros al simbolismo de fines del siglo XIX, como la atracción por el abismo y la caducidad de la moral burgesa.

Murió rodeado de un grupo de amigos y discípulos.

Notas:

Vivió Bake en una de las épocas más violentas de la historia de Inglaterra. La Guerra de los siete años estalló un año antes de que naciera. Cuando tenía dieciocho años se inició la guerra contra las colonias de Norteamérica, que encendió su entusiasmo juvenil por la libertad, y duro hasta 1783. Diez años después, Inglaterra intervino en la guerra de buena parte de Europa contra los revolucionarios franceses; y, a partir de 1796, contra Napoleón, enfrentamiento que después de tres años de paz, entre 1802 y 1805, duró hasta la derrota definitiva del emperador en Waterloo, en 1815. Desde entonces hasta la muerte de Bake hubo disturbios, motines, leyes represivas o que castigaban cualquier intento colectivo de conseguir mejoras del trabajo; y un año antes de su muerte, masas hambrientas destruyeron en tres días mil telares mecánicos.

Blake vivió, en carne propia, la Revolución Industrial. Cuando nació, Inglaterra era un país predominantemente agrario; cuando murió era la primera potencia industrial del mundo. De niño, pudo jugar en las afueras, aún bucólicas, de Londres. De joven, vio la multiplicación de la pobreza y la ignorancia. De adulto, la desaparición de los artesanos sustituidos por las máquinas y la trasformación del país en el prototipo que le permitió a Marx analizar el capitalismo, formular su teoría del materialismo histórico y señalar la lucha de clases como el motor de la historia.

La misma indignación los movió a ambos, pero el filósofo explicó lo que Blake apenas pudo describir y condenar en sus obras proféticas en sus Canciones.

En 1780, sesenta mil manifestantes, presumiblemente para pedir la anulación de una ley que levantaba algunas restricciones económicas a los católicos, pero quizás también para tumbar al gobierno y detener la guerra contra las colonias  americanas, saquearon embajadas, quemaron las casas de reconocidos católicos y la de ministros, magistrados y jueces y obispos anglicanos, y algunos edificios públicos y prisiones. Blake, de 23 años, estaba a la cabeza de la multitud que incendio la prisión de Newgate, aunque él parece no haber participado en la acción.

Blake vivió consternado ante la visión de los pobres – pobre también él, apenas un poco más arriba en la escala social que los trabajadores de las nuevas fabricas- obligados a desperdiciar sus “años de sabiduría” –su niñez y juventud- “en tristes trabajos fatigosos para obtener una miserable porción de pan”. Los opresores, escribió: “Se burlan de los miembros de los jornaleros; se burlan de sus hijos hambrientos;/ Compran a sus hijas para tener el poder de vender a sus hijos…” Atribuía a las ideas de Locke y de Newton – al odiado materialismo científico- ese lamentable estado del mundo.     


CHARLES BUKOWSKI – BIOGRAFIA

 
 

CHARLES BUKOWSKI

 

 

 

 

  

(…) tienés que cojerte a muchas mujeres

bellas mujeres

y escribir unos pocos poemas de amor decentes

y no te preocupes por la edad

y/o los nuevos talentos.

sólo tomá más cerveza más y más cerveza.

Andá al hipódromo por lo menos una vez

a la semana

y ganá

si es posible (…)

 

COMO SER UN GRAN ESCRITOR 

 

 

 

Escritor americano, Charles Bukowski fue uno de los autores más influyentes en la literatura americana del siglo XX gracias a su estilo personal, transgresor y cargado de sentimientos en estado puro.

 

 

Nacido en Alemania y criado en la ciudad de Los Ángeles, Bukowski estudió periodismo sin llegar a terminar sus estudios. Tras esta etapa comenzó a escribir al tiempo que viajaba por los Estados Unidos realizando todo tipo de trabajos.  Fue después de sufrir un colapso debido a una úlcera sangrante que comenzó a escribir poesía. La mayor parte de esta época (años 50) fue descrita por Bukowski en varios de sus relatos autobiográficos.

Durante la década de los 60, Bukowski trabajó como cartero y comenzó a publicar sus escritos en revistas como The Outsider y a colaborar para medios independientes como Open City o Los Ángeles Free Press.

En 1969 decidió dedicarse en exclusiva a la escritura gracias a la confianza mostrada por su editor John Martin. Su primera obra, El Cartero, fue publicada ese mismo año. A esa novela seguirían otras tan famosas como Factótum, Hollywood o Pulp, además de numerosas antologías como La máquina de follar o Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones; también hay que destacar las recopilaciones de sus artículos en prensa como Lo que más me gusta es rascarme los sobacos.

 

La obra de Bukowski influyó tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo y su obra fue traducida a más de doce idiomas. Su vida inspiró la película Ordinaria locura y también Barfly, cuyo guión fue escrito por el propio autor.

 

 

Charles Bukowski murió en San Pedro el 9 de marzo de 1994.


ANTON SZANDOR LaVEY

 
 
Anton Szandor LaVey.
(1930 – 1997)
 

Acompañado por tétricos acordes aparece Anton LaVey, sumo sacerdote de la Iglesia de Satán. Ataviado con una holgada capa carmesí, y cubriendo su calva con un capuchón oscuro con dos afilados cuernos esculpidos a partir de la osamenta de algún animal, parecía que el mismísimo personaje de Bram Stoker hubiera cobrado vida. Con el privilegio que le concede su ministerio infernal, desenvaina su espada mientras recita la invocación litúrgica para el “bautizo” de la criatura. Tiene cuatro años y su nombre es Zeena LaVey:

“Damos la bienvenida a una nueva criatura que nos hará compañía en el Sendero de la Oscuridad. No tengas miedo…”

 

 

Anton Szandor LaVey nació la noche del 11 de abril de 1930 en la ciudad de Chicago, aunque a muy temprana edad su familia se trasladaría hasta San Francisco. Sus seguidores mencionan que, como todo personaje excepcional que se precie, nació sentenciado bajo el signo astrológico de Aries, señal profética inequívoca de sus inclinaciones al macho cabrío… por aquello de los cuernos.

El pequeño Tony muestra una precoz curiosidad por todo lo relacionado con el mundo del ocultismo, algo que, según él, acabaría convirtiéndose en su principal obsesión. Es su abuela materna, Luba Kolton, quien le introduciría en el mundo de la superstición y de la magia, narrándole viejas leyendas de la tierra natal de sus ancestros: Transilvania.

Ávido por aprender, más que por deleitarse, con apenas doce años no sólo había leído los clásicos de terror como Drácula o Frankenstein, sino que estaba familiarizado con los rituales de algunos libros de magia. Sin embargo, afirma haber aprendido más con la lectura de aquellos relatos de fantasía que con cualquier obra esotérica. Su experiencia con los textos clásicos del Ocultismo sería muy negativa: “Leí todo cuanto caía en mis manos –recuerda- y a medida que iba leyendo iba desechando lo que leía”.

Siendo un muchacho enfermizo que no encontraba hueco en los juegos de equipo de sus compañeros, LaVey posee un magnetismo especial que logra atraer a los demás chicos. Es así como comienza a asumir el liderato de una pequeña pandilla, en la que él establece una serie de normas y contraseñas de juego parodiando a las sociedades secretas de los Templarios.

 

TOTEM Y TABÚ

 

Influido quizá por algunos de sus predecesores, como Aleister Crowley, cautivado por el sendero de lo prohibido, la atracción por el sexo y el ocultismo han estado íntimamente ligadas a las inquietudes de LaVey desde su más tierna infancia. La imagen arquetípica de la mujer, que desde los primeros capítulos del culebrón bíblico se convierte en musa de la insurrección frente al orden beatífico del Paraíso celestial, ejercerá una especial fascinación en la estética del Satanismo.

No es de extrañar que en los ceremoniales del culto satánico, LaVey sustituyese cirios y velones por hermosas mujeres desnudas que, convertidas en el mejor anzuelo para atraer clientela entre el gremio masculino, posibilitarían una fuente de ingresos nada despreciable vendiendo sus fotografías entre revistas “para hombres” en los años setenta. Aún hoy se comercializan algunas de estas imágenes en el mercado satánico.

Como toda neurosis obsesiva, la fascinación de LaVey por los encantos femeninos encuentra su origen en el jardín de la infancia: “Es muy interesante –escribe Freud en

sus Ensayos sobre teoría sexual – comprobar que bajo la influencia de la seducción puede el niño hacerse perverso; es decir, ser inducido a toda clase de exceso sexual.”

En el diván, LaVey rescata su primer devaneo con el sexo femenino. A la tierna edad de cinco años recuerda haber sido engatusado, con el señuelo de su ropa interior, por una niña de su misma edad hasta el interior de su alcoba. Antes de que el pequeño Tony tuviese oportunidad de renunciar a su inocencia infantil, la madre entró en el dormitorio y reprendió a su hija por tan precoces conductas de insinuación. Desde aquel día, LaVey reconoce su inclinación sexual fetichista.

Freud continúa argumentando que bajo la influencia de la seducción, y “tras la represión de estas tendencias, el niño conserva la curiosidad (perversa) de ver los genitales de otras personas como una compulsión que, más adelante, desencadenará su neurosis”.

Apenas cumplidos los once, LaVey acabará rememorando una segunda experiencia traumática.

Mientras recogía las botellas de leche vacías en la entrada de un edificio adyacente a un pabellón de baile cubierto (su padre trabajaba como repartidor de licores), descubre un pequeño boquete que alguien había perforado de forma tan precisa como para permitir atisbar el interior de los vestuarios femeninos. Al otro lado del tabique, una mujer que LaVey definiría como “interesante”, podía permitirse el lujo de contonear sus sinuosas curvas deleitando, sin saberlo, la indiscreción malsana del fisgón en turno. Y parece que aquella ocasión consiguió lago más: quebrantar la inocencia de aquel proyecto de hombre, sustituyéndola quizá por el temido complejo de castración.

Los primero años del la juventud del futuro Papa Negro no fueron fáciles. Marginado durante la pubertad, incapaz de encontrar compañeras con las que satisfacer sus concupiscencia adolescente, el joven LaVey recoge una copiosa cosecha de desengaños amorosos que acabarán arrastrándole hasta un amargo y dolorosa aislamiento.

 

El señor de las Bestias.

 

Conversando con un forastero que había llegado a la ciudad junto con la compañía circense en la que trabajaba, LaVey se siente cautivado por el estilo de vida bohemio que rodea a la trashumancia del mundo del espectáculo. En la primavera de 1947, Tony abandona su hogar e inicia un periplo de aventuras a bordo de una de las carretas del circo Clyde Beatty.

El joven LaVey comenzaría asumiendo su primera faena como cuidador de animales con los que, casi de inmediato, parece “sintonizar” de una manera especial. Afirma sentirse más reconfortado compartiendo su espacio vital con estos “gatos”, como él los llamaba, que con cualquier de sus congéneres, hasta el punto de que come y duerme con ellos compartiendo el estrecho recinto de sus jaulas. “Cuando estas tendido en el suelo junto a los leones –reflexiona LaVey-, notas su respiración en tu rostro, y no puedes dejar de olvidar que tu piel es tierna y que el instinto natural de la bestia es hincar sus dientes para desgarrarte la carne”.

De su experiencia conviviendo con las bestias del circo, LaVey acabaría adoptando a Tagore, un cachorro de león que se convertiría con el tiempo en un inseparable amigo.

Durante su etapa como domador de leones en el Clyde Beatty, LaVey tiene la oportunidad de conocer a Robert B. Johnson, redactor de la revista Weird Tales, con la que colaboraría asiduamente escribiendo relatos de terror.

Su travesía en la caravana circense apenas duraría medio año; lo suficiente como para que aquellos meses le reportara una dilatada experiencia en los ambientes marginales californianos de la época. En octubre de  1947, LaVey decide continuar sus andanzas

por los circuitos marginales, uniéndose a una barraca de feriantes instalados en Long Beach (California).

 

La contracultura Freak

 

Allí conocería a gente distinta que, excluida del resto de la colectividad social por sus “rarezas”, no habían tenido más remedio que ganarse la vida sacándole partido a sus defectos físicos, convirtiéndose en comediantes de su propia realidad. Los personajes más granados de la contracultura freak se daban cita en aquellas casetas de feria: el hombre con cabeza de alfiler, la mujer con cara de mula…

Contrariamente el resto de la sociedad, en la que una serie de cánones les excluye del sistema, el mundo feriante brinda una oportunidad a aquel colectivo de “gente rara”, donde son aceptados como parte de una “elite” que no necesita realizar el esfuerzo de desarrollar ningún tipo de habilidad artística para ganarse la vida. Su imagen les basta.

Quizá ese mundo feriante contribuyera alentando ese espíritu de insolencia y rebeldía frente al sistema establecido que profeso LaVey a través de su heterodoxia satánica. La inversión de la simbología y liturgia cristiana, que de desempeño un papel protagonista en las ceremonias de su Iglesia durante su primera época, pudo haber sido tan solo un pretexto para “provocar” a la masa social. En el prologo de la Biblia Satánica, Burton Wolfe reconoce una anécdota que invita especialmente a la reflexión y que resume una gran parte de los pilares básico de su filosofía: “Los sábados por la noche –recuerda La Vey de su pasado como organista – podías ver a cantidad de hombres contemplando con lujuria a aquellas muchachas semi desnudas que bailaban en la feria. Cuando al día siguiente, por la mañana, tocaba el órgano en el servicio dominical de los Evangelistas, volvía a ver a esos mismos hombres, ahora convertidos en padres de familia, acompañados junto con sus esposas e hijos. Descubrí entonces que la Iglesia cristiana se asienta en la hipocresía”.

El talento musical de LaVey gana popularidad entre propietarios de bares y clubes de alterne, lo que le permite pagarse sus estudios en la Universidad. En otoño de 1949, inicia la carrera de Criminología en el City College de San Francisco, colaborando como fotógrafo con el Departamento de Policía de la ciudad. Mujeres maltratadas, jóvenes muertos en accidentes de carretera, niños brutalmente asesinados… sitúan el nuevo contexto para sus reflexiones:

“Dios no existe –piensa LaVey tras contemplar el lado más oscuro de la naturaleza humana-. En el cielo no hay nadie que se preocupe por cuidar de las vidas de los seres humanos. El hombre es su único dios, y debería aprender a responder de sus acciones”. Quizá esta etapa como fotógrafo de homicidios surja en la mente de LaVey el tercero de sus cinco puntos doctrinales, según el cual debería volver a instaurarse la vieja Ley del Talión, en la que el criminal debe pagar por sus actos sin conciderar ningún tipo de indulgencia.

A mediados de la década de los cincuenta, LaVey entra en contacto con Madam Pleasant, dueña de conocida casa de citas californiana. Adquiere el local para convertirlo en la “Casa Negra” (Black House), el primer templo consagrado a Belcebú. Poco a poco, los conocimientos de Magia y Ocultismo de LaVey alcanzan cierta notoriedad entre las altas esferas del la burguesía norteamericana y la “Casa Negra” se convierte en un centro de reunión para excéntricos iconoclastas, en quienes el afán trasgresor y la rebeldía satánica se mezclaban a partes iguales.

Es así como en torno a la figura de LaVey comienza a gestarse una pequeña sociedad secreta, que centra su interés en el estudio del esoterismo y que sería conocida como el  “Circulo Mágico”. Más tarde, este grupo de intelectuales, en el que se daban cita

escritores, médicos y abogados, abraza la herética de LaVey integrando una nueva Iglesia.

 

Comienza el espectáculo…

 

Coincidiendo con la festividad de Walpurgis, la noche del 30 de abril al 1 de mayo de 1966, se inaugura la primera sede de la Iglesia de Satán, la Casa Negra de San Francisco. Engalanado para la ocasión, LaVey aparece con el cráneo afeitado y arropado por una voluminosa túnica que, junto a su siniestra mirada, contribuían a insuflar su histriónica habilidad para convertirse en embajador del infierno.

“Hemos levantado la primera Iglesia de Satán –declararía a la prensa de la época-, algo que va a romper el clásico concepto de lo que se ha entendido hasta ahora como una iglesia. La Casa Negra aspira a convertirse en un templo para la indulgencia, algo totalmente distinto a las iglesias que se han construido hasta ahora y que se han levantado con el propósito de convertirlo en templos para la abstinencia”.

Su singularidad acapararía la curiosidad de los medios de comunicación de todo el mundo. LaVey no los defraudo: el 1 de febrero de 1967 varios canales de televisión trasmitirían las primeras imágenes de una boda oficiada en la Casa Negra. El periodista John Raymond y su esposa Judith Case, pertenecientes a una familia de la alta burguesía norteamericana, fueron la primera pareja del mundo en contraer públicamente satánico matrimonio tras recibir la “bendición” del primer vicario de Satán.

En un principio, cuando comenzaron a aflorar los primeros análisis sobre este grupo, la liturgia ceremonial de la Iglesia de Satán fue concebida como una parodia blasfema de los ritos de la Iglesia Católica, proyectando un satanismo cuya razón de ser principal sería su rechazo visceral al “mensaje para débiles” que se recoge en los Evangelios. “¡Malditos sean los virtuosamente débiles – exclama LaVey en su particular interpretación de las ‘Bienaventuranzas’- pues ellos serán aplastados bajo las pezuñas del Diablo!”.

De este modo, y caricaturizando a la religión oficial, la parafernalia del satanismo se convierte en una parodia escénica que invierte el significado de los sacramentos que se ofician en la liturgia cristiana.

“En el bautismo satánico –explica LaVey-, en lugar de limpiar al niño del pecado original, nosotros preferimos ensalzar sus instintos naturales, glorificando su futura inclinación hacia la lujuria”.

A finales de ese mismo año, se celebraría el primer funeral satánico de la historia. La viuda de Edward Olse, un militar de la Marina norteamericana muerto en un accidente de tráfico, acudió a LaVey para que oficiase un funeral en memoria de su esposo. Nada pudo evitar la ceremonia; ni siquiera una carta enviada por el arzobispo de la capital al mismísimo presidente Nixon. Y es que la escena debió de ser bien curiosa, digna de formar parte del guión de uno de los largometrajes en los que se mezcla la comedia con el genero de terror. Mientras los oficiales de la Marina extendían la bandera estadounidense sobre el ataúd, el Papa Negro pronunciaba una parrafada elogiando al finado militar por haber escogido el “sendero del Diablo”. El sepelio finalizó con la habitual salva castrense de fusiles y al singular grito de ¡Hail Satán!

Sin embargo, en los siguientes años de la década de los setenta, la Iglesia de Satán se hace más selectiva a la hora de abrir sus puertas a los medios de comunicación y conceder entrevistas. LaVey reduce sus apariciones públicas hasta tal punto que circula el rumor de que ha muerto.

Iniciando una segunda etapa. El satanismo no se limitaría tan sólo a recrearse parodiando la liturgia cristiana: “Ya no había necesidad de hacer espectáculos ultrajando los símbolos de la religión católica –argumenta LaVey-. El cristianismo se debitaba día a día, era como un caballo muerto batiendo sus alas”. El satanismo de LaVey evoluciona nutriéndose de nuevos elementos, cuyo ceremoniales configurarían un psicodrama catártico. El altar del macho cabrío se convertiría en bandeja para anhelos y plegarias de los acólitos al “gran cabrón” que encontraran en el satanismo una válvula de escape para sus frustraciones.

A finales de los ochenta, LaVey cose algunos remiendos y sorprende a sus seguidores acotando la parcela del libre albedrío que predicaba su filosofía en sus inicios. Como cualquier otro sistema religioso, el paraíso satánico también tiene su fruto prohibido aunque en este caso, y a diferencia del cristianismo en el que se condenan inclinaciones humanas que son inevitables, la noción del “pecado” en el satanismo adopta un significado distinto. Se consideran “viciosas” actitudes como dejarse arrastrar por la estupidez cultivada por los medios publicitarios, la falta de perspectivas o de estética.

 

Un rebaño sin cabrón

 

Debido a una enfermedad que contrajo durante uno de sus viajes a Europa, LaVey sufre un paro cardíaco y fallece la mañana del 29 de octubre de 1997, sin que los médicos pudieran hacer nada por salvar su vida. “Sólo lamento las veces que he sido demasiado amable” fueron sus últimas palabras, inmortalizadas sobre la lápida de su sepultura.

 

 

 

 

 

                                                                        LAS NUEVE DECLARACIONES SATÁNICAS
 
  1. ¡Satán representa complacencia, en lugar de abstinencia!
  2. ¡Satán representa la existencia vital, en lugar de sueños espirituales!
  3. ¡Satán representa la sabiduría perfecta, en lugar de auto engaño hipócrita!
  4. ¡Satán representa amabilidad hacia quienes la merecen, en lugar de amor malgastado en ingratos!
  5. ¡Satán representa la venganza, en lugar de ofrecer la otra mejilla!
  6. ¡Satán representa responsabilidad para el responsable, en lugar de preocuparse por vampiros psíquicos!
  7. ¡Satán representa al hombre como otro animal, algunas veces mejor, la moyoría de las veces peor que aquellos que caminan en cuatro patas, el cual, por causas de su “divino desarrollo intelectual” se ha combertido en el animal más vicioso de todos!
  8. ¡Satán representa todos los llamados “pecados”, mientras lleven a la gratificación física, mental o emocional!
  9. ¡Satán ha sido el mejor amigo que la Iglesia siempre ha tenido, ya que la ha mantenido en el negocio todos estos años!