Just another WordPress.com site

Entradas etiquetadas como “Charles Baudelaire

VI – LAS JOYAS – CHARLES BAUDELAIRE

DSC00578

VI

LAS JOYAS

 

Se había desnudado, dócil a mi capricho

ya solo conservaba las alhajas sonoras,

cuya pompa le daba el aíre triunfante

que presenta a días los esclavos del Moro.

 

Cuando emite brincando su leve rumorcillo,

ese mundo radiante de metal y de piedra

me arrebata hasta el éxtasis, pues amo con locura

las cosas que reúnen la luz con el sonido.

 

Ella estaba tendida y se dejaba amar;

de diván en lo alto sonreía gustosa

a mi amor tan profundo y dulce cual los mares,

que hacía ella subía igual que hacía su playa.

 

Los ojos sobre mí, como un tigre domado,

con aire soñador cambiaba de posturas

y la lubricidad con el candor mezclada

prestaba un nuevo encanto a su metamorfosis;

 

y su brazo y su pierna, su muslo y su cintura,

como aceite pulidos, como un cisne ondulante,

sucedíanse frente a mi mirar sereno;

y su vientre y sus senos, racimos de mi viña,

 

avanzaban mimosos como Ángeles malos,

por turbar el reposos donde mi alma yacía

y hacerla abandonar la cristalina roca,

donde se había sentado en paz y solitaria.

 

Creí ver confundidos en un diseño nuevo

el busto de un imberbe, de Antiope las caderas,

ya que el talle hacía resaltar más sus lomos.

¡En su piel leonada, brillaban los afeites!

 

¡Habiéndose la lámpara resignado a extinguirse

como solo el hogar encendía la alcoba,

cada vez que exhalaba su suspiro de fuego

inundaba de sangre la piel de ámbar!

   


XXV – CHARLES BAUDELAIRE

98_046_large

XXV

 

Meterías en tu alcoba a todo el universo,

mujer impura. El tedio te hace mala;

para adiestrar tus dientes en ese juego extraño

trituras cada día un nuevo corazón.

Tus ojos, encendidos, o mismo que vidrieras

o que las luminarias de un púbico festejo,

abusan, insolentes, de un poder que no es suyo

sin acatar jamás a ley de su belleza.

 

¡Maquina ciega y sorda, fecunda en crueldad!

Saludable instrumento, chupa-sangre de mundo,

¿como no te abochornas y ni siquiera has visto

palidecer tu encanto en todos los espejos?

 

La extensión de ese mal del que te crees la reina,

¿no te hizo jamás retroceder de espanto

cuando, Natura, grande en su oculto designio,

de ti se vale, oh reina de pecado, mujer,

-de ti, vil animal, para engendrar un genio?

¡Oh grandeza de fango, oh sublime ignominia!


XVII – LA BELLEZA – CHARLES BAUDELAIRE

541

LA BELLEZA

Hermosa soy, mortales, como un sueño de piedra,

y en mi seno en que todos, por turno, se han herido,

creóse con el fin de inspirar al poeta

un amor mudo, eterno, igual que la materia.

yo reino en el azul, esfinge incomprendida.

A un corazón de nieve uno el blancor del cisne;

detesto el movimiento que desplazan las líneas,

y no lloro jamás, y nunca jamás río.

Los poetas al ver mis nobles actitudes

que semejan la copia de airosos monumentos,

consumirán sus días en austeros estudios,

 

pues para fascinar tan dóciles amantes

tengo, puros espejos que todo lo hermosean,

mis ojos, ¡grandes ojos de eternas claridades!


CXIX – ABEL Y CAÍN – CHARLES BAUDELAIRE

 Abel y Caín - W. Blake

CXIX

ABEL Y CAÍN

Raza de Abel, come, bebe y duerme;

Dios te sonríe complacido.

Raza de Caín, en el fango

arrástrate y muere, miserable.

Raza de Abel, tu sacrificio

es agradable al Serafín.

Raza de Caín, ¿tu suplicio

terminará alguna vez?

Raza de Abel, prospera tu simiente

y tu ganado se multiplica.

Raza de Caín, en tus entrañas

aúlla el hambre como un perro.

Raza de Abel, caliéntate al rescoldo

de tus hogares patriarcales.

Raza de Caín, como un pobre

chacal, tiembla de frio en tu cueva.

Raza de Abel, ama y multiplícate.

Tu oro engendra también hijos.

Raza de Caín, corazón ardiente,

precávete de tus deseos.

Raza de Abel, creces y paces

como el insecto en los bosques.

Raza de Caín, por los caminos

perseguido, arrastra a los tuyos.

II

¡Ah, raza de Abel, tu carroña

abonara la tierra humeante!

Raza de Caín, tu tarea

no está aún terminada;

Raza de Abel, he aquí tu vergüenza

la jabalina vence a hierro.

¡Raza de Caín sube hasta el cielo

y arroja a Dios sobre la tierra!


CHARLES BAUDELAIRE – ESCRITORES MALDITOS

Baudelaire o la belleza del diablo.

El poeta francés Charles Baudelaire (1821 – 1887) defendió con pasión la negación de San Pedro y e crimen de Cain, de quien decía que había nacido una estirpe de hombres capaces de subir al Cielo y derribar a Dios. En su obra Las letanías de Satán, se refiere al diablo como el más bello de los ángeles, el auténtico “Dios traicionado”, príncipe de los exiliados y apoyo de las angustias humanas. Con tales atributos no es de extrañar que Baudelaire dirigiera a él sus plegarias. Su manuscrito Las flores de mal, fue secuestrado poco días después de su publicación y le valió un proceso penal por obscenidad. Mujeres, hachis, vino, láudano y opio merecieron igual atención por parte de este hombre que formo parte del “Club de los fumadores de hachish” junto a Gautier y otros intelectuales, y que en vida adoptó la pose de un dandy, vividor y cliente asiduo de tabernas y tugurios. A los 29 años comenzó a sufrir los síntomas de la sífilis que terminaría con él.

Su satanismo es, con todo, ambiguo, ya que su empeño por rechazar a Dios escondía una reafirmación de la importancia de este. Así se o hace notar el insigne Flaubert cuando le reprocha su excesiva insistencia sobre el espíritu de mal “que trasluce una especie de fermento católico”.

CharlesBaudelaire Charles Baudelaire, nació en Paris e 9 de abril de 1821. Su padre, Joseph Francois, era sacerdote que había colgado los hábitos. Hombre de amplia cultura, fue luego proceptor, profesor de dibujo, pintor y jefe de Despacho de la Cámara de los Pares. Fue quien le enseño las primeras letras. Cuando nació Baudelaire tenía más de sesenta años y otro hijo de su primer matrimonio llamado Claude Alphonse.

Su madre, Caroline Archimbaut-Dufays, no había cumplido los treinta años al nacer el poeta. Hija de emigrados franceses a Londres durante la revolución del 93, enseño inglés a su hijo.

Es criado por Mariette, sirvienta de la familia, a la que evoca en un poema: “A la noble sirvienta de quien tuviste celos / y que duerme su sueño bajo humilde pradera, / debíamos, sin embargo, llevarle algunas flores.” […] 

El poeta tiene seis años cuando su padre muere en 1827 dejando una discreta herencia. Su viuda se cambia de domicilio y a los veinte meses de enviudar, contrae matrimonio con el comandante Jacques Aupick, vecino suyo, de cuarenta años, un oficial que legará a ser general comandante de la plaza fuerte de París.

En 1830 con las jornadas revolucionarias, Aupick es ascendido a teniente corone por su participación en la campaña de Argelia, y dos años después nombrado jefe de Estado Mayor y se traslada con su familia a Lyon, donde vivirá cuatro años. Ahí Baudelaire inicia sus estudios en el Colegio Real de Lyon, de cuyo ambiente no guardo buenos recuerdos.

En 1836 Aupick asciende a general de Estado Mayor, volviendo con su familia a Paris, donde e niño es internado en el Colegio Louis-le-Grand. Su madre se va volviendo cada vez más rígida y puritana.

En 1937 obtiene el segundo lugar en un concurso de poesía en latín.

Durante dos años y medio permanece en el Colegio Louis-le Grand. Allí lee a Sainte-Bauve, a Chenier y a Musset, a quien criticará mucho mas tarde. Baundelaire es expulsado del colegio por indisciplina. En agosto obtiene su título de bachillerato. Con gran escándalo y dolor de sus padres se empeña en ser hombre de letras.

En 1840, con diecinueve años, se matricula en la Facultad de Derecho, comienza a frecuentar a la juventud literaria del Barrio Latino y entabla sus primeras amistades con Gustave Le Vavasseur y Ernest Prarond. Tambien conoce a Gérard de Nerval, de Sainte-Beuve, de Théodore de Banville y a Balzac.

Comienza a llevar una vida disipada, caracterizada por sus continuos choques con el ambiente familiar y por su inclinación hacía las drogas y el ambiente bohemio. Empieza a frecuentar los prostíbulos. Mantiene una extraña relación con una prostituta judía del Barrio Latino llamada Sarah, y que probablemente contagio de sífilis al poeta, y que le dedico un poema: “Una noche acostado con una atroz judía / lo mismo que un cadáver tendido junto a otro, / quise pensar al lado de ese cuerpo vendido / en la triste belleza que mi deseo elude.”

La conducta desordenada de joven mueve a sus padres a distanciarle de los ambientes bohemios de París. Le envían a Burdeos para que embarque en el Paquebot-des Mers-du-Sud. con destino a Calcuta. Así conocerá Baudelaire los trópicos. Desde la isla Mauricio, al este de Madagascar, donde conoce a una señora casada para quienescribe “A una dama criolla”,  escribe al general Aupick el capitán del barco, indicándole que el joven desea interrumpir el viaje.

En febrero o Marzo de 1842 regresa a Francia. Ya en París, encuentra en el teatro La Puerta de San Antonio a la mujer a la que permanecerá ligado toda su vida, la mulata Jeanne Duval. A pesar de la vulgaridad, de frecuentes desavenencias y de las infidelidades de la mulata, desempeña un papel fundamental en la vida del poeta, sus mejores poemas son producto de esta turbulenta relación: “Perfume Exotico”, “La Cabellera”, “La Serpiente Danzante”, “Sed non satiata” entre otros.  El nueve de abril alcanza la mayoría de edad y entra en posesión de una considerable herencia paterna –75000 francos-, que comienza a dilapidar. Dilapida la herencia y contrae numerosas deudas, por lo que su madre hace pedir por un consejo de familia a tribunal el nombramiento de un conseil judiciaire, esto es, de una persona designada para asistir a aquellos a quienes se considera incapaces de administrar sus bienes propios. Esta persona será M. Ancelle, notario de Neuilly, sujeto bueno y paciente, a quien, desde el día 21 de septiembre, queda sometido para siempre Baundelaire para asuntos de esta índole.

Baudelaire escribió sus primeros poemas a la vuelta de su viaje del Caribe aunque en un principió se dedico sobre todo a la critica artística. Fruto de esto fue la publicación en 1846 de algunos ensayos, llenos de sensibilidad y de penetración, bajo el titulo de “Los Salones”. Publica sonetos, uno de ellos, “A una dama criolla”, con su verdadero nombre, así como un articulo sobre Balzac.

Anuncia al notario Ancelle una tentativa de suicidio: “Me mato por que ya no puedo vivir más. Me resulta insoportable el cansancio de dormir y de despertarme. Me mato por que soy inútil para los demás y un peligro para mi mismo. Me mato porque me creo inmortal y espero”.

En 1847, desavenencias con su madre. Vive con Juana Duval. Pubicación en el Bulletin de la Societé des gens de Lettres, en de mes de enero, de la novela La Fanfarlo, con fuerte influencia de la narrativa de Balzac. Lee una traducción del Gato Negro, primera revelación de la obra de Edgar Alan Poe.

Conoce a Marie Daubrun, muchacha bonita y honesta, actriz de Teatro de la Gaite, que sostiene con su trabajo a su familia. El poeta sentirá por ella un amor platónico o una amistad idílica. Le dedicará el poema “Canto de otoño”.

La revolución de febrero de 1848 derriba el régimen de Luis Felipe. El 22 de febrero contempla Baudelaire como un guardia municipal mata de un golpe de bayoneta a un indefenso insurgente; el 24 esta en las barricadas con un fusil en la mano. Pocos días después funda con algunos amigos, Toubin y Champfleury, uno de los innumerables diarios del momento con el exaltado título Le Salut Public. En la sangrientas jornadas de junio, en las que explota el conflicto entre proletariados y burgueses, volvemos a encontrarlo de lado de los obreros. Del 10 de abril al 6 de mayo funge como secretario de redacción de la Tribune Nationale, periódico republicano moderado. El 13 de abril es nombrado el general Aupick ministro plenipotenciario en Constantinopla. E 15 de julio aparece, en La Liberté de pensar, su primera traducción de un cuento de Edgar Poe: Révélation magnétique. El 20 de octubre se encuentra en Chateauroux como redactor en jefe de un diario conservador, Le Représentant de l’Indre. Se pubica en L’Echo des merchands de vin: Le vin de l’assassin.

En 1851 se publica en Le Messager del l’Assemblée, Du vin et du haschisch, primera redacción de una parte de los Paradis artificiels. En la misma revista aparece el 9 de abril, con el titulo de Les limbes, once poesías, que constituyen el primer núcleo de las futuras Flores del Mal. Se tratan de las poesías LXXV, IX, XVIII, LXVI, CXXIII, CXXI, LXXIII, XXX, LXXIV y LXVII. El general Aupick parte a Madrid como embajador.

1852 es el año decisivo para e conocimiento de la obra de Poe, en particular de las poesías y de los escritos teóricos en materia de poesía. Incrementa el trabajo de traducción de los cuentos, preparado sobre un aprendizaje a fondo del idioma inglés. En marzo y abril aparece, en la Revue de Paris, Edgar Alan Poe, sa vie et ses ouvrages.

Marzo de 1853, traducción del Cuervo de Poe en l’Artiste. En Le monde Litteraite se inserta su traducción de Poe Philosophie de l’ameublement.

Del 26 de mayo al 12 de agosto de 1855 aparece en e Pays y después en Portefeuille artículos sobre las obras de arte expuestas, bajo el epígrafe: Le Exposition universelle. En el Revue des Deux Mondes, el 1° de junio, dieciocho poesías, cuyo título colectivo es, por primera vez, Les Fleurs du Mal. Son las que figuran con los numeros XLIV, LXXIII, XLV, XLVI, CIX, CXVI, LIV, LIII, LXII, LXXIV, X, XII, XXX, XXXVIII, XI, XXXI, CXVII.Levan como epígrafe unos versos de Agripa d’Aubigné: Au lecteur.

En marzo de 1856, aparece en un volumen las Historias Extraordinarias, de Poe, traducidas por Boundelaire, y el 20 de abril, en la Revue Francaise, la siguiente poesías: La Beauté, La Géante, Le Flambeau vivant, Harmonie du soir, Le Flacon, Le Poison, Tout entiere.

El 4 de febrero de 1857, envía el manuscrito de Las Flores del Mal. El 28 de abril fallece el general Aupick y la viuda se retira enseguida a Honfleur. “Esto a sido para mi  una cosa solemne, como una llamada al orden”, escribe Baundelaire a su madre. Siente que la felicidad de su madre, en lo que le resta de vida, depende de él y promete que hará todo lo necesario para asegurarla. El 25 de junio el editor pone a la venta Las Flores del Mal. Un malévolo artículo de Gustavo Bourdin en el Fígaro. Es posible que este artículo haya originado las persecuciones judiciales de a que iba a ser objeto la obra. El 11 de julio escribe Baudelaire a Poulet-Malassis comunicándole el embargo de los ejemplares en venta en Paris. El poeta fue procesado en medio de un escándalo general, acusado de ofender la moral pública y juzgadas obscenas. Carta a Madame Sabatier, preguntándole si sería posible que interviniera en su favor ante los jueces. 20 de agosto: Proceso de Las Flores del Mal. Requisitoria de Ernesto Pinard. Defensa de Chaix d’Est-Ange. Condena al autor y a los editores: multa y supresión de seis poemas (“Las joyas”, “El leteo”, “A la que es demasiado alegre”, “Lesbos”, “Mujeres condenadas”, “Delfina e Hipólita” y “Las metamorfosis del vampiro”).

A pesar de condenarle por obscenidad y blasfemia, en 1859 y 1860 el Ministerio de Instrucción Pública le concede por dos veces sendas ayudas de trescientos francos. Pero ante el púbico quedara identificado, aun mucho después de su muerte, con la depravación y el vicio.

13 de mayo de 1858 se halla ya a la venta la traducción de las Aventuras de Arthur Gordon Pym. 30 de septiembre, Le Haschisch, primera parte de los Paradis artificiels.

Empieza la época de sus enfermedades que durará hasta su muerte. Sufre trastornos nerviosos y dolores musculares. Se ahoga, sufre crisis gástricas y una sífilis contraída diez años antes reaparece. Para combatir el dolor, fuma opio, toma éter. Sufre el primer ataque cerebral. Físicamente, es una ruina. Recurre a cápsulas de éter para combatir el asma y al opio para los fuertes cólicos.

13 de marzo de 1859, articulo sobre Théophile Gautier, que no tardara en aparecer como folleto, con una carta prefacio de Víctor Hugo. Con mas de un año de retraso se lleva a cabo el proyecto de instalación de Baunderaire en Honfleur, en Normandía, sobre el mar, donde la viuda de Aupick posee una villa. La convivencia dura pocos meses y no resulta del todo feliz pero a partir de entonces el tono de las cartas del poeta a su madre se torna cada vez más afectuoso y menos recriminatorio de lo que había sido hasta entonces. En junio – julio aparece Salón de 1859, una de las obras maestras de Baundeaire como critico de arte.

El 9 de febrero de 1861 se anuncia la segunda edición de Las Flores del Mal, en el Journal de la libraire. En esta segunda edición, en lugar de las seis condenadas, ha agregado Baundelaire treinta y cinco nuevas poesías y ha distribuido todo el material del libro de a cuerdo a una nueva disposición de títulos internos y de sucesión de textos. El 1° de abril aparece en la Revue européenne, Richard Wagner et Tannahäusser a Paris, estudio que se publica como folleto en el mes de mayo. En el se defiende al músico y poeta alemán, demostrando una inteligencia casi profética de su grandeza musical , apenas descubierta.

1864. En este año aparecen en diferentes periódicos numerosos poemas en prosa; los primeros seis en Le Figaro, Le Spleen de Paris. Otros tres en La Revue nouvelle.

En febrero de 1865 se agrava la enfermedad de Baundelaire, en marzo anuncia una nueva traducción de Edgar A. Poe: las Historias grotescas y serias.

1866, en Namur, Bélgica, cae de improviso, mientras visita una iglesia. A la mañana siguiente presenta síntomas de confusión mental; es trasladado a Bruselas e internado en un hospital de religiosas, y después, a una clínica en Paris.Es visitado por numerosos amigos y asistido por su madre hasta sus últimos momentos. Nunca se recuperara ya de la afasia y de la hemiplejía.

El 31 de agosto de 1867 fallece Baundelaire en los brazos de su madre. Ese mismo día comienza Revue nationale la publicación de sus últimos poemas en prosa. 2 de septiembre; funerales en Saint-Honoré-d’Eylau e inhumación en e cementerio de Montparnasse, junto a genera Aupick, su padrastro. Sus amigos Banville y Asselineau pronuncian algunas palabras sobre su tumba.

1871 fallece, en Honfleur, la madre del poeta, que será sepultada también en el cementerio de Montparnasse.

1887, primera edición de las Obras póstumas y de la Correspondencia inédita, bajo el cuidado de Eugenio Crepet.

1902 se inaugura, en el cementerio de Montparnasse, un monumento a Baudelaire.